viernes, 1 de mayo de 2009

El Mar.

¡Al Mar, al Mar!
Claman las gaviotas blancas,
el viento sopla
y la espuma vuela.
Lejos al oeste se pone el Sol redondo.

Navío gris, navío gris,
¿no escuchas la llamada
de las voces de los míos
que antes que yo partieron?

Partiré, dejaré los bosques
donde vi la luz;
nuestros días se acaban,
nuestros años declinan.
Surcaré siempre sola las grandes aguas.
Largas son las olas que se estrellan
en la playa última,
dulces son las voces
que llaman desde la isla perdida.

En mi hogar,
que los hombres jamás descubrirán.
Donde las hojas no caen:
la tierra de los míos para siempre.

2 comentarios:

  1. la cancioncita se me quedo metida en la cabeza

    ResponderEliminar
  2. Puede, pero (modestia aparte) me quedó perfecto.
    ¡Ah, el mar1
    Volver a surcarte en tus alas de espuma,
    y sentir...
    Naaa... Ya paro...
    (O no)

    ResponderEliminar