domingo, 27 de diciembre de 2009

Agresividad.

Agresividad.

Es una palabra fuerte,
que despedaza igual que sus garras,
sus ojos, miradas.
Te acecha, te observa.
No le olvides.

No le olvides.
Siempre está detrás de ti,
mata, mata, mata.
La cordura pierde su encanto
al descubrir el veneno tras su verbo.

Al descubrir el veneno tras su verbo,
no te prepares, dolerá, cruel felino
de la noche sinuosa.
Porque no tiene compasión,
su agresividad.

Agresividad.

martes, 8 de diciembre de 2009

¿Qué te puedo decir..?

¿Que te puedo decir,
mas que el hecho de que
estoy irrevocablemente enamorada
de ti?


Necesitas algo más que un hecho,
¿verdad?¿Necesitas palabras?
Pero no te puedo dar
aquello que no tengo.

No te puedo dar,
mi silencio, mi rechazo,
mis abrazos rotos,
porque no los quiero para ti.

¿Qué te puedo decir...?
Yo también deseo tus textos,
tus besos, tus sueños y esperanzas,
tus "te quiero".

Mmm... Suspiros en vano, quizá.
Un amanecer sinuoso,
y una noche de deseo.
Y sólo tu.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Elige tu camino.

¿No ves esa angosta vereda
cubierta de espinos y zarzas?
Esa es la vereda de Bien,
aunque pocos vengan por ella.

¿Y no ves ese ancho camino
que cruza los campos de lirios?
Por él se camina hacia el Vicio,
aunque algunos digan al Paraíso.

¿Y aquel tan hermoso sendero,
el que serpentea entre helechos?
Va al hermoso país de los Elfos,
donde tu y yo esta noche iremos.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Tu ojos.

Aquellos ojos susurrantes que creo,
que no se han callado,
que no se han esfumado,
que siguen acechándome.

Es como un juego, en el que
el es el depredador
y yo la presa, que sabe que
su adversario no se atreve a morder.

Deseando tus ojos, si,
la gatita que juega con fuego,
un fuego que no quema,
queriendo tus palabras.

Anhelando la tibia oscuridad,
esa oscuridad de tus ojos,
la dulce e incitante oscuridad,
no quiero que llegue otra luz.

Otra luz... Si,
tu propia oscuridad
es veneno y droga y amor,
mi luz.

viernes, 30 de octubre de 2009

Sacrificios

Muchos son los versos,
y pocos los recuerdos
que me quedan de ti.

Eres la pieza perdida,
la que me falta,
la canción que hay en mi.

Si, tu. Que perdiste el control,
te dejaste llevar por una
absurda realidad.

No me lamento.
Muchas fueron las lágrimas
y los caprichos perdidos,
y muchos los besos
y recuerdos vividos.

Si, tu. Que perdiste el control,
y te dejaste llevar sólo
por una absurda muchacha.

lunes, 26 de octubre de 2009

Ilusión.

La música transforma mi vida.
Tus pasos son el comienzo de la partitura,
y tus miradas los silencios de ésta.

Verte a través de lágrimas
que tu conviertes en graciosos sonidos,
es simplemente, creo, sentir tu esencia.

Y tus ojillos rasgados que tantos problemas
me han dado, son dos notas infinitas,
que suenan a través de tus labios.

Ahora mas lejos y mas cerca que nunca,
nos queremos y no lo sabes.
Y quiero que lo entiendas.

domingo, 25 de octubre de 2009

Recuerdos.

Tu estabas siempre conmigo,
eras la luz de mi camino...
Que un día se extinguió
y no he vuelto a verla.

Cuando me miraste descubrí el mundo,
pero cuando apartaste la vista,
me hundí de nuevo en las sombras.

Ahora escondida en un rincón,
palpando la piedra muerta,
buscando lo que antaño era
tu esencia.

Todo son sombras grises,
sin besos, sin recuerdos, sin deseos.
También te llevaste la memoria
de nuestros días felices,
que ya no recuerdo.

Tu estabas siempre conmigo,
eras la luz de mi camino...
Por las noches veo tus ojos,
y por la mañana,
apenas quedan los fragmentos de una risa.

sábado, 10 de octubre de 2009

¿Este es nuestro destino?

¿Por qué tratas de enfrentarnos?
Destino cruel, destino enfermo,
¿Por qué lo haces?

Si sabes que nos queremos,
¿por qué nos separas aún mas?
¿Por que haces lo nuestro imposible?

Si sabes que apenas nos separan
unas palabras, unas paredes e internet,
¿por qué lo haces, entonces?

Si sabes que juntos podremos contigo,
que llegaremos a la cima del corazón del otro,
¿por qué nos lo niegas?

No nos separes más.
Nos queremos, pero si es necesario
acabar contigo, lo haremos.

¿Tienes miedo?

viernes, 2 de octubre de 2009

Mi unicornio azul.

Mi unicornio azul
ayer se me perdió.

El llevaba todos mis sueños,
mis duelos, mis deseos...
Mis besos y mis lágrimas.

Mi unicornio azul
ayer se me perdió.

Entiendo que quizás alguien lo encuentre pero,
¿y si no lo devuelve? ¿Y si le maltrata?
Temo mas por el que por mi,
pues aunque cargue nuestro amor jamás contado,
si le hace daño, el morirá
y todo esto se perderá con el.

domingo, 23 de agosto de 2009

Parte de mi.

Tu vivías en mi alma,
tu respirabas mi aliento,
tu sonreías con mis labios,
tu llorabas con mis ojos.

Pero eso ya pasó.

Tu besabas mi boca,
dentro de mi;
tu mirabas mis pupilas,
dentro de mi.

Pero eso ya pasó.

Y ahora te necesito,
como el sol para ver la luz del alma,
como la luna para sentir los árboles,
como tu para hacerme yo.

jueves, 6 de agosto de 2009

La llave.

Secret world.

Abre las ventanas del paraíso,
corre las cortinas del deseo,
susurra al crepúsculo.

Mira con ojos de floresta callada,
siente con tacto de piedra y agua,
escucha con oído de sombra y fuego.

Ama lo que ves, el viento y el agua,
la rama y el bosque,
por que es el mundo secreto.

Secret world.

lunes, 20 de julio de 2009

Buscándote.

Recorreré los bosques hoy y siempre,
en los lugares en los que te vi y tu me viste
y me cantaste, y me arrojaste plata a los pies.

Sé que estás por ahí, y hoy salgo a buscarte,
no pienso perderte, por que tu voz me guía
hacia lugares concurridos por el viento,
tu amigo y enemigo, y me dirá que llevarte,
aparte de mi corazón.

Recorreré los bosques hoy y siempre,
en los lugares en los que te vi y tu me viste
y me cantaste, y me arrojaste plata a los pies.

Busco la forma de recoger el roció de la mañana
y trenzarlo en una corona de recuerdos,
para que, al ponerlo en tu cabeza,
sepas que no te abandoné, ni en la luz ni oscuridad,
y todo lo dirá el poder del pensamiento,
y el amor...

domingo, 28 de junio de 2009

La voz de Nimrodel. (Fragmento)

-¿Alcanzáis a oír la voz de Nimrodel?-preguntó Legolas-. Os cantaré una canción de la doncella Nimrodel, que vivía junto al arroyo y tenía el mismo nombre. Es una hermosa canción en nuestra lengua de los bosques, y hela aquí en la Lengua del Oeste, como algunos la cantan ahora en Rivendel. -Legolas empezó a cantar con una voz dulce que apenas se oía entre el murmullo de las hojas.

Había en otro tiempo una doncella élfica,
una estrella que brillaba en el día,
de manto blanco recamado en oro
y zapatos de plata gris.

Tenía una estrella en la frente,
una luz en los cabellos,
como el sol en las ramas de oro,
de Lòrien la bella.

Junto a los saltos de Nimrodel,
cerca del agua clara y fresca,
la voz le caía como plata que cae
en el agua brillante.

Un barco elfo en el puerto gris,
bajo el viento de la montaña,
la esperó muchos días
junto al mar tumultuoso.

Amroth vio que la costa desaparecía
debajo y más allá de la ola,
y maldijo la nave
que le llevara lejos de Nimrodel.

Lo vieron saltar desde la borda,
como flecha de un arco,
y caer en el agua profunda,
como una gaviota.

El aire le movía los cabellos,
y la espuma le brillaba alrededor;
lo vieron de lejos hermoso y fuerte
deslizándose como un cisne.

Pero del Oeste no llegó una palabra,
y en la Costa
los Elfos no nunca tuvieron
noticias de Amroth.

La voz se le quebró a Legolas, y dejó de cantar.

sábado, 30 de mayo de 2009

La culpa es mia.

En el momento que entregaste
el pasaporte para tu futuro
y te subiste al tren,
no te diste cuenta que existía.

Lloré por mi.
Me alegré por ti.

He contado los días que pasaste sin verme,
y ahora no ha cambiado nada,
¡te has ido!
Y no volverás,
pues el camino de la vida no tiene retorno posible.

Añoraré tus ojos rasgados,
tu pelo azabache,
tu sonrisa misteriosa,
pero mas que nada añoraré tu esencia.
Tu presencia en este edificio de palabras
y números,
donde yo mas sola estoy sin ver tus zapatos deportivos,
azules, recorriendo despreocupado la vida,
sin saber que te quiero.

O sólo sospechándolo.
Te quiero.
No te vayas,
ya es tarde,
¡te quiero!,
lo sé.

viernes, 1 de mayo de 2009

El Mar.

¡Al Mar, al Mar!
Claman las gaviotas blancas,
el viento sopla
y la espuma vuela.
Lejos al oeste se pone el Sol redondo.

Navío gris, navío gris,
¿no escuchas la llamada
de las voces de los míos
que antes que yo partieron?

Partiré, dejaré los bosques
donde vi la luz;
nuestros días se acaban,
nuestros años declinan.
Surcaré siempre sola las grandes aguas.
Largas son las olas que se estrellan
en la playa última,
dulces son las voces
que llaman desde la isla perdida.

En mi hogar,
que los hombres jamás descubrirán.
Donde las hojas no caen:
la tierra de los míos para siempre.

Cosas que fueron..., y cosas que serán.

Me siento junto al fuego y pienso
en todo lo que he visto,
en flores silvestres y mariposas
de veranos que han sido.

En hojas amarillas y telarañas,
en otoños que fueron,
la niebla de la mañana, las hojas de plata,
y el viento en mis cabellos.

Me siento junto al fuego y pienso
cómo el mundo será,
cuando llegue el invierno sin una primavera
que yo pueda mirar.

Pues hay todavía tantas cosas
que yo jamás he visto:
en todos los bosques y praderas
hay un verde distinto.

Me siento junto al fuego y pienso
en las gentes de ayer,
y en gentes que verán un mundo
que no conoceré.

Y mientras estoy aquí sentada
pensando en otras épocas
espero oír unos pasos que vuelven
y voces en la puerta.